Ir al contenido principal

Mundo global

"La autenticidad es extremadamente escaza", enuncia uno de los primeros capitulos de Black Mirror, cuando el joven abrumado y envalentonado pasa de denunciar violentamente al sistema a convertirse en un peon mas al servicio del rey show. Y es que en este nuevo paradigma tecnologico de realidad virtual en el que nos encontramos, lo nuevo resulta una version renovada de lo viejo, siempre que haya demostrado ser exitoso en el pasado, y pueda volver a serlo en el presente con algunos toques de rubor. Una suerte de contenido Ecofriendly, re-reciclado, inunda el medio audiovisual en el que los peces gordos apuestan al dinero seguro. Claro que esto no es nuevo. Hace varios años ya nos hablaba Vargas Llosa de una civilizacion del espectaculo, un culto al consumo masivo de imagenes sin ideas, cuerpos sin cabeza. Y esto alcanza no solo el imperio tv-web, sino tambien al intrincado mundo de las letras. El reinado de los best sellers nos deja miles de libros parecidos, historias parecidas, personajes parecidos. Todo vacio de caracter, de mensaje. Nada mas lejos del ideal bandera de muchos de los grandes escritores del siglo pasado. Escribir cuando se tiene algo para decir, guste o no, por el solo orgullo de expresarse.
La globalizacion que fue necesaria en el siglo xx para reconectar paises en posguerra, ahora nos encierra y ahoga en una homogeneidad chata y de aparente inocuidad, que esconde los dientes de un monopolio de ideas del cual pronto sera dificil salir.
Definitivamente, hoy en dia, la autenticidad es un bien escaso. Sera cuestion de bancar lo nuevo, de desmitificar lo diferente, de demostrar que la otredad no es mala ni hace daño. 
Sera cuestion de entender que la guerra en tiempos de posverdad no se lleva a cabo solo con armas, sino que es un desafio cultural.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Espacio y tiempo

" El espacio es medio raro. Últimamente viene muy mezclado con el tiempo. (...) A su alma le ha sucedido espacio", le explicaba pacientemente el Dr Golo al Narrador en El evangelio según Van Hutten. La afirmación irrefutable era su especialidad. Pero ¿cuanto tiempo es suficiente para tener el espacio que necesitamos?. Es innegable que el tiempo requiere de la distancia. Si no nos separamos de lo que nos hace mal no hay tiempo que nos ayude. Aunque la mayoría del tiempo, valga la redundancia, es justamente eso lo que nos hace falta para animarnos a poner espacio. Que nos "suceda" el tiempo es bien aceptado, pero resulta brillante que ademas, nos suceda el espacio. Un profesor siempre nos decía que teníamos que aprender a darle aire a las historias, dejar que los textos respiren. Y yo creo que eso es poner espacio y tiempo. Dar aire. Respirar. ¿Y si lo trasladamos al día a día, a la vida misma?. Que nuestra rutina no sea una Oda a la Obligación. Ser conscientes, en a…

Tan valientes

Eramos tan valientes, que decidimos vivir por siempre bajo las sabanas. No escondidos, no ahogados en sofoco. No por alejarnos de nada, sino por acercarnos a todo. No por miedo, por atrevimiento. Convencidos de que no habría mejor lugar que la piel del otro. Enredados. Marañas de otredad. Sin limites fijos entre su cuerpo y el mio. Eramos tan valientes, que nos paramos al borde mismo del abismo, nos tomamos de las manos y sin mirar abajo, nos dejamos caer. La vista fija en tus ojos que se abrían, enormes, inmensos. Eramos tan valientes, que decidimos amar. 

Clementina

Pablo atravesó las inmensas y macizas puertas a paso tembloroso. Apenas podía contener el aliento. El corazón se le escapó por la garganta. El ambiente olía a tabaco fuerte. El sudor frío le erizaba la piel de la nuca. <La vida es eso que pasa cuando cruzamos una puerta>, pensó, y juntó valor para enfrentar lo que fuera que encontrara al final del pasillo. No sabía que esperar. Se había preparado para lo peor aunque esperaba, rogaba por lo mejor. Camino lento, alargando los minutos como quien raciona agua en el desierto. Camino recto, decidido, con aplomo de soldado y espíritu de niño ilusionado. Camino, porque ya estaba demasiado lejos de la entrada. Las molduras de mármol daban al lugar ambiente a mausoleo, a historia, a pasado. Los tablones de madera crujían a cada paso, insoportable rechinar de clavos oxidados. Nunca entendió la fascinación de Clementina por esas tumbas vivas, esas tremendas moles olvidadas, habitadas por necios insectos aristocráticos. Sin embargo, camino, …