domingo, 1 de octubre de 2017

Amores como el nuestro quedan ya muy pocos...

- ¿Y qué si nos volvemos locos?- Nos volveremos locos entonces!- ¿Y qué si perdemos de vista el camino y no podemos regresar?- Nos perderemos entonces!- ¿Y qué si el agotamiento y la angustia es tal que terminamos odiándonos?- Nos odiaremos entonces!- ¿En serio?- No, jamas podría odiarte. ¿A que le temes tanto, Mente mía?- ...- Podremos perdernos, fatigarnos, agobiarnos hasta enloquecer, pero yo te prometo que jamas dejare que olvidemos aquello que nos hizo comenzar. Siempre habrá una puntada en el centro mismo del estomago recordándonos todo lo que necesita ser recordado.- Gracias, querido Corazón.