miércoles, 10 de enero de 2018

Has dicho...(risas)

Ofelia reía. Desparramada en el piso, así como había quedado al caer. Reía tanto que se le convulsionaba el cuerpo, le ardía el pecho y le hervían las manos y las orejas. La pollera llena de volados rojos, hecha un bollo bajo sus rodillas. El moño de raso del cabello, descolgado. Sin zapatos. La piel de porcelana, violeta ya por el esfuerzo. Intento parar, respirar hondo, calmarse. Las carcajadas hacían fuerza, cual pelotón en plena avanzada por territorio ajeno, para salir de su garganta y estallar en derredor. 
Parado frente a ella estaba Marcos. Impertérrito. Llevaba puesta su mejor cara de nada. 
Ella sabía que el era incapaz de comprender su repentino ataque de hilaridad. Eso la hacia reír aun mas. Carcajadas arrasadoras, multicolores, polifónicas. Risotadas descaradas, egoístas, orgullosas.
Ofelia reía con un propósito exacto y premeditado. Marcos odiaba esos ataques. Al cabo de una eternidad de minutos no pudo soportarlo mas y tuvo que preguntar:
- ¿Se puede saber que te da tanta gracia?
- (Risas) Has dicho "no lo lograras". (Risas)