Ir al contenido principal

Sera quizás el miedo

No lo se, sera quizás el miedo a lastimarme. O no. Porque ya me he lastimado muchas veces y a fuerza de práctica, he aprendido a sanar. Son las marcas que dejan las heridas lo que nos hace realmente conscientes de quienes somos. No es eso entonces. Sera tal vez el miedo a lo desconocido. Al extraño. A esa persona cuya tarea es la mitad del movimiento, el numero par, las dos patas diestras de la silla. Tenerle miedo a quien debe sostenerte, porque quizás no lo haga. Si, esto puede ser. No hay cosa mas distanciadora en un vínculo que el desconocimiento del otro. Aunque pasadas un mínimo de horas, un lapso prudente en el cual el contacto es prioridad, el desconocido deja de verse borroso. Se vuelve nítido y fuerte. Se vuelve real. Y entonces le confías tus manos. Le permitís sentir tu peso. Le sostenes la mirada para que sepa que estas bien. Empezas a confiar. Ahora el miedo es otro. Ya no es desconfianza. Es ego. El aterrador momento en que necesitas ceder el control para poder seguir. Entregar el mando. Dejar de actuar. Abandonar tu cuerpo a merced de la idoneidad del otro. Definitivamente, ese es el verdadero miedo. Soltarse del agarre principal. Abrir los ojos. Acordarse de respirar. Repetirte una y otra vez que estas bien, que confías en tu base, que la sensación de vació es aceptable, que por favor, de una vez por todas, te dejes sostener. Te entran ganas de llorar, pero aguantas, porque sabes que viniste a esto, a que alguien te enseñe a soltar. Entonces ese otro que te sostiene, que ahora es parte de tu cuerpo, te pregunta si estas bien. Tenes ganas de decirle que no, pero le contestas que si, porque no queres bajar. Queres quedarte ahí arriba, volando en sus pies. Y es que ese miedo controlador y estricto quizás no se vaya nunca, pero por un instante, en ese único momento, sos libre. Y estas bien.


Comentarios

Entradas más populares de este blog

Espacio y tiempo

" El espacio es medio raro. Últimamente viene muy mezclado con el tiempo. (...) A su alma le ha sucedido espacio", le explicaba pacientemente el Dr Golo al Narrador en El evangelio según Van Hutten. La afirmación irrefutable era su especialidad. Pero ¿cuanto tiempo es suficiente para tener el espacio que necesitamos?. Es innegable que el tiempo requiere de la distancia. Si no nos separamos de lo que nos hace mal no hay tiempo que nos ayude. Aunque la mayoría del tiempo, valga la redundancia, es justamente eso lo que nos hace falta para animarnos a poner espacio. Que nos "suceda" el tiempo es bien aceptado, pero resulta brillante que ademas, nos suceda el espacio. Un profesor siempre nos decía que teníamos que aprender a darle aire a las historias, dejar que los textos respiren. Y yo creo que eso es poner espacio y tiempo. Dar aire. Respirar. ¿Y si lo trasladamos al día a día, a la vida misma?. Que nuestra rutina no sea una Oda a la Obligación. Ser conscientes, en a…

Tan valientes

Eramos tan valientes, que decidimos vivir por siempre bajo las sabanas. No escondidos, no ahogados en sofoco. No por alejarnos de nada, sino por acercarnos a todo. No por miedo, por atrevimiento. Convencidos de que no habría mejor lugar que la piel del otro. Enredados. Marañas de otredad. Sin limites fijos entre su cuerpo y el mio. Eramos tan valientes, que nos paramos al borde mismo del abismo, nos tomamos de las manos y sin mirar abajo, nos dejamos caer. La vista fija en tus ojos que se abrían, enormes, inmensos. Eramos tan valientes, que decidimos amar. 

Clementina

Pablo atravesó las inmensas y macizas puertas a paso tembloroso. Apenas podía contener el aliento. El corazón se le escapó por la garganta. El ambiente olía a tabaco fuerte. El sudor frío le erizaba la piel de la nuca. <La vida es eso que pasa cuando cruzamos una puerta>, pensó, y juntó valor para enfrentar lo que fuera que encontrara al final del pasillo. No sabía que esperar. Se había preparado para lo peor aunque esperaba, rogaba por lo mejor. Camino lento, alargando los minutos como quien raciona agua en el desierto. Camino recto, decidido, con aplomo de soldado y espíritu de niño ilusionado. Camino, porque ya estaba demasiado lejos de la entrada. Las molduras de mármol daban al lugar ambiente a mausoleo, a historia, a pasado. Los tablones de madera crujían a cada paso, insoportable rechinar de clavos oxidados. Nunca entendió la fascinación de Clementina por esas tumbas vivas, esas tremendas moles olvidadas, habitadas por necios insectos aristocráticos. Sin embargo, camino, …