Ir al contenido principal

Elisa y Blanca

Eran otros tiempos, es verdad. Tiempos de costuras, tejidos, bordados. Tiempos de revólveres, granadas y cuerpo a tierra. Tiempos en que las mujeres eran fuertemente dóciles, y los hombres fuertemente toscos. Elisa recordaba esos años como si fueran hoy. Como si no hubiera pasado mas de medio siglo. Aquellos años en que se dedicaba a bordar escudos en camisas de poliéster hasta quedarse sin dedos y sin ojos, escuchando las noticias de los avances contra el resto de Europa en una maltrecha radio de madera que compartía con las demás mujeres del grupo. Y es que la guerra si algo enseñaba era a compartir. Dentro de esa habitación, diez mujeres con sus diez faldas plisadas y sus diez camisas de algodón, dedicaban la tarde a surcir y remendar uniformes, ademas claro de atender sus casas y sus hijos. Ninguna tenia menos de dos. Ninguno de ellos mas de diez años. Muchos no habían conocido aun a sus padres. Y quizás no lo harían jamas. "Porque Padre se ha ido a combatir Nazis a Francia, querido, por eso no puede jugar contigo", explicaba Blanca a uno de sus críos. Ella era la mayor y por consiguiente, la mas dura y remilgada. Habia visto el final de la Primera y ahora soportaba la Segunda como si de un maldito juego se tratara. Elisa la recuerda con admiración. Muchas veces deseo ser mas como Blanca y menos como ella. Sobre todo cuando sonaban las alarmas. Ese ruido tan grave, tan vasto y omnipresente que alertaba de aviones y bombas, que indicaba que debían correr y esconderse, cosa que Blanca jamas hacia y tampoco alentaba a que lo hicieran sus hijos. Permanecía sentada donde estaba, sin detener su labor, sin pestañear. Y cuando el resto le gritaba que se metiera al sótano ella bufaba, hacia ademanes insolentes con las manos y decía que prefería morir aplastada en plena sala, con su dignidad intacta, que vivir escondida en ese oscuro agujero del infierno. Blanca era la Resistencia personificada. Y Elisa, bueno, era mas bien el joven refuerzo. Con el tiempo, su admiración no hizo mas que crecer, a la vez que veía como su inmensa testarudez la hacia literalmente inmune a los ataques. Para el final de la guerra, eran dos las mujeres que resistían impertérritas bajo estruendos. Elisa jamas olvido lo que había aprendido de Blanca. Y es que los hombres habrán ido a pelear su guerra a otro sitio, pero ellas, en ese cuarto, con sus agujas, sus hilos y sus hijos, eran la verdadera retaguardia.

******

Otra de mujeres fuertes:




Comentarios

  1. Wow, me encantó. Felicitaciones, que agradable lectura y que bueno ha sido encontrarte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!. Te espero por aca cuando quieras!

      Eliminar

Publicar un comentario

ExpressAte sin aluciones político-religiosas malintencionadas. Gracias!

Entradas más populares de este blog

Espacio y tiempo

" El espacio es medio raro. Últimamente viene muy mezclado con el tiempo. (...) A su alma le ha sucedido espacio", le explicaba pacientemente el Dr Golo al Narrador en El evangelio según Van Hutten. La afirmación irrefutable era su especialidad. Pero ¿cuanto tiempo es suficiente para tener el espacio que necesitamos?. Es innegable que el tiempo requiere de la distancia. Si no nos separamos de lo que nos hace mal no hay tiempo que nos ayude. Aunque la mayoría del tiempo, valga la redundancia, es justamente eso lo que nos hace falta para animarnos a poner espacio. Que nos "suceda" el tiempo es bien aceptado, pero resulta brillante que ademas, nos suceda el espacio. Un profesor siempre nos decía que teníamos que aprender a darle aire a las historias, dejar que los textos respiren. Y yo creo que eso es poner espacio y tiempo. Dar aire. Respirar. ¿Y si lo trasladamos al día a día, a la vida misma?. Que nuestra rutina no sea una Oda a la Obligación. Ser conscientes, en a…

Tan valientes

Eramos tan valientes, que decidimos vivir por siempre bajo las sabanas. No escondidos, no ahogados en sofoco. No por alejarnos de nada, sino por acercarnos a todo. No por miedo, por atrevimiento. Convencidos de que no habría mejor lugar que la piel del otro. Enredados. Marañas de otredad. Sin limites fijos entre su cuerpo y el mio. Eramos tan valientes, que nos paramos al borde mismo del abismo, nos tomamos de las manos y sin mirar abajo, nos dejamos caer. La vista fija en tus ojos que se abrían, enormes, inmensos. Eramos tan valientes, que decidimos amar. 

Clementina

Pablo atravesó las inmensas y macizas puertas a paso tembloroso. Apenas podía contener el aliento. El corazón se le escapó por la garganta. El ambiente olía a tabaco fuerte. El sudor frío le erizaba la piel de la nuca. <La vida es eso que pasa cuando cruzamos una puerta>, pensó, y juntó valor para enfrentar lo que fuera que encontrara al final del pasillo. No sabía que esperar. Se había preparado para lo peor aunque esperaba, rogaba por lo mejor. Camino lento, alargando los minutos como quien raciona agua en el desierto. Camino recto, decidido, con aplomo de soldado y espíritu de niño ilusionado. Camino, porque ya estaba demasiado lejos de la entrada. Las molduras de mármol daban al lugar ambiente a mausoleo, a historia, a pasado. Los tablones de madera crujían a cada paso, insoportable rechinar de clavos oxidados. Nunca entendió la fascinación de Clementina por esas tumbas vivas, esas tremendas moles olvidadas, habitadas por necios insectos aristocráticos. Sin embargo, camino, …